Libres de Culpa

Ir abajo

Libres de Culpa

Mensaje  dadybear el Lun Ago 10, 2009 4:10 am

LIBRES DE CULPA:
SAN JUAN 8:10-11
Enderezándose Jesús, le dijo: Mujer, ¿Dónde están ellos? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella respondió: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Yo tampoco te condeno. Vete, desde ahora no peques más.
SAN JUAN 3:17
Porque Dios no envió a su hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él.
La culpa es el sentimiento de haber fallado, el cual nos acusa del mal, condenándonos por nuestras acciones.
Muchos de ustedes viven una vida atada a la culpa porque no pueden dejar atrás la acusación de sus pecados y faltas cometidas en el pasado. Si nosotros no aprendemos que somos libres de la acusación de nuestros pecados pasados, vamos a regresar otra vez a la misma vida llena de culpa, y eso es lo que nuestro enemigo desea. Cuando una persona no es libre de culpa, se puede tornar de vuelta atrás, porque no se cree que Dios ya te perdonó, y ya borró todos tus pecados.
Si Dios dice que él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo de la mar todos nuestros pecados, y nunca más se acordará Dios de ellos, entonces por qué nosotros nos acordamos de aquellos pecados que cometimos y ya le pedimos perdón a Dios por ellos, cuando Dios ni si quiera se acuerda de que pecado era, Satanás es el único que quiere que nosotros nos acordemos de esos pecados, Satanás siempre está acusándonos.
Toda la gente peca, o ¿A caso hay alguien que no haya pecado jamás? La diferencia que hay es que hay algunos que aún no han sido descubiertos cometiendo pecado mientras otros ya lo fueron. PERO TODOS HEMOS SIDO VISTOS POR DIOS. Y nosotros tenemos que estar conscientes que Dios nos vio cuando pecamos (Dios nos vio en ese momento cuando nos masturbamos en secreto, cuando vemos pornografía) y por lo tanto el enemigo nos acusa y nos dice que solo merecemos ser condenados. Todos los pecados son descubiertos, e inclusive los que hacemos en secreto. Algunos son descubiertos cuando lo cometían, o como se dice “con las manos en la masa”.
Un claro ejemplo de que Jesús no vino a condenar es el relato de la mujer adúltera en Juan 8: Pero Jesús se fue al monte de los olivos. Y al amanecer, vino otra vez al tempo, y todo el pueblo venía a él; y sentándose les enseñaba. Los escribas y fariseos trajeron a una mujer sorprendida en adulterio, y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo del adulterio. Y en la ley, Moisés nos ordenó apedrear a esta clase de mujeres; ¿tu, pues que dices? Decían esto, probándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús se inclinó y con el dedo escribía en la tierra. Pero como insistían en preguntarle, Jesús se enderezó y les dijo: el que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en tirarle una piedra. E inclinándose de nuevo, escribía en la tierra. Pero al oír ellos esto, se fueron retirando uno a uno comenzando por los de mayor edad, y dejaron solo a Jesús y a la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, le dijo: Mujer ¿Dónde están los que te acusan? ¿Ninguno te ha condenado? Y ella respondió: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo tampoco te condeno. Vete, desde ahora no peques más.
1.- Jesús no la acusa, porque él no vino a condenar, sino a salvar.
2.- Jesús la defiende.
3.- Los acusadores de la mujer se van. Satanás el acusador de nuestras vidas ha sido echado fuera, en el nombre de Jesús.
TENEMOS QUIEN NOS ACUSA:
Somos acusados y con pruebas:
1.- El diablo es el acusador.
2.- La gente. Es posible que haya quienes aun nos acusen por nuestro pasado.
3.- La consciencia.
A la mujer la acusaron los ancianos y todos los que la encontraron pecando.
Pero por seguro sabemos que Satanás seguirá tratando de acusarnos como hasta ahora lo había hecho. Tenemos quien nos defienda delante del Padre. Es Jesús nuestro abogado.
Imagínate cuando ella pensaba que de seguro moriría y de pronto se da cuenta que sus acusadores se han ido. ¡Qué momento más hermoso! Así es este momento para ti. Jesús te otorga la paz del perdón. En la cruz llevó todos tus pecados y los ha perdonado. Ahora tú ya no tienes quien te acuse. Cristo le dijo a la mujer: ¿Dónde están los que te acusan? ¡¡¡Ya se fueron los que te acusan!!! Jesús te dice: ni yo te condeno, vete y no peques más.
Nosotros sabemos y hemos reconocido que pecamos y ofendimos a Dios. Pero Jesús ya nos ha perdonado. No podemos dejar que el enemigo, la gente y la vida nos sigan acusando. Hoy declaramos que el acusador ha sido echado fuera de nuestras vidas y que somos libres de toda culpa por la sangre de Jesús.

[/b]

dadybear

Mensajes : 3
Fecha de inscripción : 17/05/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Libres de pulpa

Mensaje  jezuz el Sáb Feb 27, 2010 9:30 pm

Jaja... me dan risa...
¿libres de culpa?
mejor, libres de esclavitud y tormento... libres de dios, un dios inexistente.

jezuz

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 27/02/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.